Universidad
Politécnica de Madrid

Calidad

Nuestro Compromiso

La Universidad Politécnica de Madrid mantiene un firme compromiso con la calidad que se extiende a todos sus ámbitos de actuación: docencia, investigación, difusión del conocimiento y prestación de servicios. De todos ellos, el objetivo principal es la misión educativa que la sociedad en su conjunto nos tiene encomendada. En ese sentido, la UPM se compromete, no solo a impartir determinadas titulaciones, sino también a la mejora continua de la formación de sus docentes y a la adecuación constante de los recursos materiales y humanos a las necesidades de los estudiantes, verdaderos protagonistas del sistema.

Para ello ha desarrollado en todos sus Centros los Sistemas de Garantía Interna de Calidad, cuyo diseño fue certificado por la Agencia de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA)  a través de su programa AUDIT. Dichos sistemas constituyen un modelo de gestión de los Centros y de sus titulaciones que asegura el mantenimiento de la calidad. En el seno de estos sistemas y de acuerdo con los programas de Verificación y Seguimiento de Titulaciones desarrollados por la propia ANECA y por la Fundación Madri+d, la UPM ha puesto en marcha programas de acogida, dirigidos a estudiantes recién ingresados en sus centros; programas de movilidad y prácticas externas, para los estudiantes que siguen sus titulaciones; y programas de orientación y profesional e inserción laboral, para los que se hallan a punto de entrar o ya han entrado en el mercado laboral. Estos programas constituyen un complemento imprescindible para una docencia más eficaz.

El compromiso con la calidad también supone una apuesta por la mejora continua. No puede existir un sistema de garantía de calidad que no incluya la revisión periódica de su funcionamiento. Para ello es necesario contar con información suficiente que fundamente la reflexión necesaria para hallar las posibles debilidades del sistema y ponerles remedio. El compromiso que ha asumido la UPM, por tanto, también incluye la medición periódica de la satisfacción de todos los colectivos que se encuentran implicados en el desarrollo de la docencia y la investigación: fundamentalmente los estudiantes, pero también el personal docente e investigador y el de administración y servicios. De sus opiniones y experiencias diarias la universidad extrae una información esencial para la revisión del sistema y la puesta en marcha de planes de mejora.