Universidad
Politécnica de Madrid

#SomosUPM Entrevista a Daniel Brito Hernández, estudiante e inventor

Su pasión por la electrónica empezó en sexto de primaria y, desde pequeño, le ha gustado crear cosas nuevas. Con 20 años, las asignaturas del Grado en Ingeniería Electrónica Industrial y Automática y una colaboración con varios profesores de la ETSIDI, le permiten aplicar los nuevos conocimientos a todas sus creaciones.

03.05.17

Daniel Brito Hernández es estudiante de 2º del Grado en Ingeniería Electrónica Industrial y Automática en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería y Diseño Industrial de la UPM. Nosotros diríamos que es inventor, aunque él prefiere llamarse “solucionador de problemas”, ya que desde pequeño le ha gustado crear cosas nuevas.

Daniel cuenta que, gracias a su esfuerzo y sus ganas de crear, en primero de carrera se puso en contacto con Juan Mario García de María, subdirector de Investigación y Doctorado, al que le comentó su proyecto Gauss -en ese momento la versión Mark.2-. Mario vio rápidamente el potencial, tanto de Daniel como del proyecto, y decidió apoyarlo poniéndole en contacto con una tutora. Desde entonces, varios profesores le han prestado su ayuda, tiene a disposición una mesa de trabajo junto a Antonio Sánchez, técnico de laboratorio, y un convenio mediante el cual le fabrican cualquier pieza de la que él previamente lleve los planos.

Pregunta.- ¿Cuándo empezaste a interesarte por la electrónica?

Respuesta.- Mi interés por la electrónica viene de 6º de Primaria, rompí un casete que había en casa y me fascinó que había dentro una especie de motores y lucecitas que, con unas pilas, podía encender. Creo que ese fue el día en el que empezó el gusanillo. Luego tuve tecnología desde 1º de ESO con un profesor que se llamaba Rosendo, él fue el que, aunque la asignatura fuera más manual, en 3º de ESO nos dio una semana de electrónica de forma muy básica y me introdujo así en este mundo. El boom fue en 4º de ESO, que me compré un Arduino, y de ahí hasta el día de hoy.

P.- Hablando de tus primeras invenciones, ¿qué es lo más destacable?

R.- Creo que lo más destacable que he construido es el Gauss. El Gauss Mark.1 lo hice en primero de Bachillerato, consistía en unas pilas que, junto al circuito del flash de una cámara analógica, cargaban unos condensadores. Así, mediante el campo magnético generado por la descarga de esos condensadores en la bobina, lancé un mini clavo. Desde pequeño quería acelerar objetos con campos magnéticos y, haberlo conseguido de forma tan rudimentaria creo que fue un gran éxito en mi vida. Yo además vengo de la Palma, que es una isla pequeña de las Canarias, en la que el interés por la tecnología es más bajo que aquí en Madrid.

P.- ¿De dónde surge tu interés por acelerar objetos con campos magnéticos?

R.- La aceleración de objetos siempre se ha hecho con impactos, combustible o una explosión. Mi idea era poder acelerarlos con electricidad, y lo que se me ocurrió en esa época fue crear un campo magnético que impulsase un objeto.

P.- ¿Cuándo pasas de reproducir objetos a crearlos?

R.- Creo que nunca he reproducido nada. Normalmente si hago alguna reproducción, la modifico y la hago algo mío, nunca he hecho una copia exacta, si reproduzco algo es para incluir una mejora.

Entrevista completa en Familia ETSIDI
Redacción y producción del vídeo: Myriam Barnés Guevara
Fotografía: Elena de la Fuente
Versión para móviles: http://blogs.upm.es/familiaetsidi/